Las entidades se ven cada vez más obligadas a realizar un proceso de auditoría para conseguir la máxima transparencia

¿Qué es una auditoría?

La auditoría es la actividad consistente en la revisión y verificación de las cuentas anuales, así como otros estados financieros o documentos contables, elaborados de acuerdo con el marco normativo de información financiera que resulte de aplicación.

La auditoría tiene que ser objetiva y analítica y tiene como finalidad la emisión de un informe en el que se dé una opinión técnica sobre la fiabilidad de la información.

¿Qué tipos de auditorías hay?

En los últimos años ha habido una especialización de la auditoría que ha hecho que dependiendo de los objetivos que persigue, la persona que la realiza, su obligatoriedad, su extensión y su proceso, se puedan diferenciar los siguientes tipos de auditorías:

  • Interna o externa
  • Financiera u operativa
  • Obligatoria o voluntaria
  • Total o parcial
  • Pública o governamental
  • Sistemas

¿Para qué sirve?

Existen diferentes tipos de objetivos. Algunos son:

  • Conocer la situación actual y exacta de la entidad
  • Dar credibilidad y confianza frente a terceros
  • Detectar fraudes y errores técnicos que se estén cometiendo en la entidad
  • Comprobar la legalidad de todos los procesos y actuaciones
  • Observar si el sistema de trabajo de la entidad es eficaz y eficiente
  • Obtener la máxima información posible para poder tomar decisiones

¿Qué fases tiene?

La auditoría es un trabajo sistemático que requiere una planificación. Por eso se estructura en tres fases:

  1. Análisis y planificación: La persona auditora estudiará las características de la entidad y planificará la auditoría para poder obtener la información necesaria.
  2. Ejecución: Revisión mediante pruebas sustantivas de la información contable.
  3. Verificación de las cuentas anuales y emisión del informe

Análisis y planificación

Durante la fase de planificación, la persona auditora realiza tareas preliminares de conocimiento de la entidad auditada y del sector en el que trabaja. La primera auditoría implica un trabajo extra de conocimiento de la entidad y de sus procedimientos

Por este motivo las reuniones a mantener con la persona auditora serán más extensas, así como la documentación a proporcionar (escrituras de constitución y modificaciones estatuarias, declaraciones fiscales de ejercicios anteriores, descripción de los circuitos operativos, organigrama, detalle de asesores legales, libro de actas…).

Ejecución

Una vez finalizada la primera fase, se inicia la fase de ejecución, la cual comprende el análisis de la información contable correctamente cerrada. En esta fase la persona auditora nos pedirá un balance de comprobación de sumas y saldos con el máximo detalle, un balance de situación y la cuenta de resultados.

También le será requerida a la entidad la información necesaria para poder revisar las áreas consideradas de riesgo o más significativas. Estas áreas varían según la tipología de la entidad, generalmente son:

  • Ingresos y gastos
  • Usuarios y deudores
  • Proveedores y acreedores
  • Inmobilizado, existencias y tesorería
  • Fondos propios
  • Deudas con entidades financieras y otros pasivos
  • Impuestos

Toda la documentación de apoyo pedida por la persona auditora se utilizará como evidencia suficiente y adecuada al registro contable de la entidad, como por ejemplo; cheques, justificantes de transferencias, facturas emitidas y recibidas, contratos, libros principales y auxiliares, hojas de trabajo y hojas de cálculo.

El conocimiento sobre la entidad y sus operaciones, así como las conclusiones alcanzadas, quedarán reflejadas en los papeles de trabajo de la auditoría.

Las entidades auditadas se tienen que implicar en el proceso de auditoría y tienen que seguir los mismos criterios que la persona auditora durante su actuación profesional: transparencia, respeto al marco normativo, independencia y ética profesional.

Informe de auditoría

El informe de auditoría es un documento mercantil en el que se muestra el trabajo llevado a cabo por la persona auditora y su opinión sobre la situación económica de la entidad.

Los tipos de opinión de un informe de auditoría pueden ser:

  • Favorable
  • Con excepciones
  • Desfavorable
  • Denegada

Este documento sirve para ver la salud económica y la viabilidad de la entidad, y es por este motivo que es muy importante para los órganos de gobierno de las entidades, para las entidades financieras, proveedores y acreedores, administraciones públicas y para los trabajadores y trabajadoras.

Si tienes dudas sobre los procesos de auditoría, el equipo técnico de Suport Associatiu te los resolverá a través del servicio en línea de asesoramiento.

Autora: Cristina Ros, técnica del Departamento Económico de Suport Associatiu, y Germán Hurtado, miembro de Bové Montero y Asociados

Publicado en Xarxanet

¡Síguenos!

Suscríbete ahora a nuestro boletín

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Síguenos en las redes sociales

Somos Fundesplai

Somos una entidad sin ánimo de lucro que trabaja desde hace más de 45 años a favor de la educación y la felicidad de los niños y las niñas, la equidad, la inclusión social, la protección de la naturaleza y el desarrollo del Tercer Sector.

Suport Tercer Sector es el departamento de Fundesplai dedicado a fortalecer las entidades del Tercer Sector.